Nuestra historia

Talleres Doval inicia su andadura de la mano de su fundador, Domingo Antonio Doval Paz, en el año 1945. En sus albores, la empresa se dedicaba a la reparación de la chapa que constituía la carrocería de los vehículos.

Ya en la década de los 50 empieza la fabricación de algunos de los componentes de la cabina del camión PEGASO.

En los años 60, con el nacimiento de los vehículos especiales forestales de la marca IPV, comienza el proceso de fabricación de cabinas y parte de los chasis de dichos vehículos. Por otra parte, la demanda de sus clientes le lleva a especializarse en la realización de piezas de calderería de hasta 15 mm de espesor.

Tras el fallecimiento de su fundador en el año 1988, Talleres Doval se constituye en sociedad limitada, pasando a denominarse Talleres Doval, S.L. La empresa continúa con su política de modernización hasta llegar a disponer actualmente de la tecnología más puntera para el corte, plegado, punzonado y soldadura de piezas de aluminio, acero al carbono e inoxidable. Y si dicha tecnología ha mejorado de forma considerable, los sectores que conforman el negocio de la empresa no le han ido a la zaga, ya que se han ido ampliado paulatinamente.

En el año 1999 se crea la sociedad Industrias Dovaltac, S.L. (de la que Talleres Doval es partícipe), especializada en el ensamblaje de carrocerías y otras estructuras metálicas.